Requisitos para facturar, que debe contener una factura

Empezar a emitir facturas: qué hay que hacer y qué implicaciones comporta

En los últimos tiempos ha aumentado el número de entidades que se ven en la necesidad de empezar a emitir facturas, ya sea porque firman un contrato o convenio de prestación de servicios con alguna administración pública, ya sea porque empiezan a hacer actividad económica.Por esa razón en este articulo te mostraremos todos requisitos para facturar.

En este recurso veremos qué significa emitir facturas, cuál es el procedimiento para poder empezar a facturar, qué consecuencias e implicaciones comportará este hecho y qué son los requisitos formales mínimos para emitir una factura.

Qué quiere decir empezar a emitir facturas

Si nuestra entidad empieza a hacer actividad económica, tan si está o no exenta de IVA, y el receptor de sus servicios o ventas de bienes es un empresario a efectos de IVA (es decir, que sea una persona física o jurídica que participio de alguna actividad económica de venta de bienes y/o distribución de servicios), hará falta que nuestra entidad le emita una factura con los requisitos que se mencionen en este reglamento de facturación.

Pero antes de facturar, habrá que hacer una serie de pasos, y conocer las conseqüencies fiscales que implica iniciar esta actividad. En los puntos siguientes veremos cuáles son estos.

Pasos a hacer para poder empezar a facturar

Antes de empezar a facturar, hace falta que hacemos una serie de pasos, para informar a la Agencia Tributaria de la variación en nuestra situación a nivel de obligaciones fiscales.

Tendremos dentro de los 30 días inmediatamente anteriores a la fecha de emisión de la primera factura presentamos un modelo 036 o Declaración Censal comunicando esta alta en la actividad que vamos a facturar.

Si anteriormente no estaban dados de alta en ningún epígrafe o clave de IAE (Impuesto de actividades económicas), en el mismo modelo 036 hará falta que indicamos en qué epígrafe, según el tipo de actividad, nos queremos dar de alta.

La lista de actividades la podemos encontrar en el RDL 1175/1990, de 28 de septiembre, por el cual se aprueban las tarifas y la instrucción del Impuesto de Actividades Económicas.

Si nuestra entidad está exenta de IVA y el servicio que va a facturar está dentro de su exención, no se tiene que dar de alta en la obligación de presentar IVA.

En cambio, si el que va a facturar no queda dentro de las exenciones posibles o la entidad no tiene concedida ninguna exención, hace falta que en el mismo modelo 036 se dé de alta en la obligación de presentar los modelos relacionados con el IVA.

En este punto hay que tener cuidado porque según el que marcamos en el modelo podremos recuperar o no el IVA soportado en las compras previas de bienes o servicios destinados a las actividades que empezaremos a facturar.

Si hemos hecho alguna de estas compras y las queremos desgravar, en la página 5 del modelo 036 hay que marcar la opción “comunicación de inicio de actividad.

Entrega de bienes y prestaciones de servicios posterior a adquisición de bienes o servicios”.

Un golpe hayamos realizado este trámite, ya podemos empezar a emitir facturas.

Implicaciones fiscales

Las implicaciones fiscales que supone empezar a emitir facturas tienen que ver principalmente con tres impuestos:

El IAE (Impuesto de actividades económicas). A pesar de que formalmente se está obligado a hacer el alta en este impuesto, que podéis consultar en el apartado anterior, esta habitualmente no representará un gasto por nuestra entidad, puesto que la normativa actual de este impuesto, determina que no se tiene que abonar ninguna cuota en los dos primeros años de actividad, y posteriormente, hasta que no se llegue a 1 millón de euros de facturación.

Además, establece otras exenciones por entidades que hayan optado por el régimen fiscal de la ley 49/2002 de régimen fiscal de las entidades no lucrativas y de los incentivos al mecenazgo.

El IVA (Impuesto sobre el valor añadido). Cómo se ha comentado en el punto anterior, si nuestra entidad está exenta de IVA y la actividad que empezará a facturar queda recogida dentro de las exenciones que puede aplicar, no habrá que hacer ninguna declaración al respeto, sólo estar seguros que en el modelo 036 que presentamos por el alta de actividad no nos den de alta en la obligación de presentar IVA.

En caso de que la actividad por la cual empezaremos a emitir facturas no esté dentro de las exentas, hará falta que empezamos a presentar los modelos relacionados con el IVA: el modelo trimestral 303 (antes del día 20 de los meses de abril, julio y octubre y del día 30 de enero, por la declaración del 4t trimestre).

Además habrá que presentar el modelo 390 de resumen anual del IVA, antes del día 30 de enero del año siguiente.

Finalmente, si además hemos efectuado operaciones no exentas con un mismo cliente o proveedor que el importe conjunto de las operaciones (base más IVA) del total del año haya superado el importe de 3.005,06 euros hará falta que presentamos (con algunas excepciones) una declaración informativa de estas operaciones que se llama modelo 347, durante el mes de marzo del año siguiente.

Impuesto sobre sociedades: En el momento que empezamos a hacer actividad económica, y siempre que emitimos facturas será así, restaremos obligados a presentar impuesto sobre sociedades, independientemente de qué sea nuestro volumen de facturación.

Este impuesto se pagará o no en base al beneficio obtenido en las actividades económicas que hacemos, pero en todo caso hay que presentarlo.

Por las entidades que finalicen su ejercicio económico en fecha 31 de diciembre, el plazo de presentación es del 1 al 25 de julio del año siguiente.

Para poder hacer este impuesto, hará falta que nuestra entidad traiga una contabilidad oficial, es decir, no nos servirá un libro de caja con el registro de los movimientos económicos.

Requisitos formales de las facturas

Para finalizar este recurso, os hacemos una compilación de los contenidos mínimos que tiene que incluir una factura:

Número, y en su caso serie. La numeración tendrá que ser correlativa, y se podrán hacer series separadas cuando existan razones que lo justifiquen, y obligatoriamente en el caso de las facturas rectificativas y otros casos más específicos.

La fecha de emisión de la factura.

Nombre y apellidos, razón o denominación social cumplida, tan de quien emite la factura como del destinatario de esta.

Número de identificación fiscal (CIF o NIF) de quien emite la factura, y del destinatario, siempre que este sea sujete pasivo de IVA o si se trata de una operación intracomunitaria exenta según la normativa del impuesto.

Domicilio, tan de quien emite la factura como del destinatario de las operaciones, siempre que este último no sea sujete pasivo del IVA.

Descripción de las operaciones, con el importe de la base imponible y cualquier rebaja o descuento que no esté incluida en el precio indicado.

El tipo o tipos impositivos aplicados a las operaciones (lo % de IVA)

La cuota tributaria que se cargue, resultando de multiplicar el tipo o tipos impositivos por la base imponible.

La fecha en que se hayan efectuado las operaciones facturadas o si se ha recibido ningún cobro anticipado, siempre que esta fecha sea diferente a la de expedición de la factura

Deja un comentario